Testiando

esto parece ok

Anuncios

El otro día cogí con una Geminoid L con la que había empezado a conversar porque estaba aburrido. Aunque coger con geminoids me dio curiosidad en alguna época mis experiencias nunca fueron del todo satisfactorias y hacía muchos años que no estaba con alguna. Ese día el diler no aparecía y me super amargué, y me fui al bar caminando, a gastar mis últimos pesos en birra. No había casi nadie y ella estaba con esos punks que siempre paran en el monumento de la avenida. La conversación se puso re copada en algún momento y terminamos garchando. De mi experiencia con organismos sintéticos fue la más parecida que tuve a estar con una humana.

El garche más cachivache de mi vida sin dudas fue con un Yamaha Actroid HRP F9 未夢ミーム de esos que tenían las vaginas de ese material tipo goma. Jaja.

Bleh

Me tomé medio clona que encontré en el suelo del placard mientras buscaba otra cosa. Fue un regalo del infierno en un momento de extrema ansiedad. Cerré mi cuenta de Facebook. Necesito desintoxicar de toda la fucking shit.
Estuve encerrado todo el día y bajé para comprar un pancho en el puesto justo debajo de mi departamento. Es lo único bueno en este barrio.
Me llegó un mensaje de Amancay, era un flyer de una concentración esta tarde en la plaza. Ella es parte de un movimiento que afirma que los Actroid Der 13 que trabajan en las plantaciones de arándanos tienen sentimientos y sufren la explotación.
No sé, man. La re banco porque es hermosa y me puede.
Yo no creo que esas versiones sean tan avanzadas.

Cuando comencé a hacer música con el tracker de Game Boy se trataba de una experimentación muy personal, puertas adentro, nada estaba pensado para ser expuesto al público. Las primeras cosas fueron mezclar el gameboy con otros instrumentos. Las primeras veces que me invitaron a tocar solo iba a hacer lo mismo que en mi habitación. Luego, me pareció bien preparar algo que sea para compartir con otros. Y completé una serie de “canciones”, o que al menos desde la composición tenían ese enfoque, eran unas ocho tracks cyberpunk cortos y directos, más o menos bailables, pero que estaban muy lejos del trabajo de un DJ. Estaba enfocado más como un recital de rock.
Cuando las fiestas de blipblop comenzaron a crecer en intensidad, le pausa entre tema y tema comenzó a ser una molestia para todos, incluyéndome, y la necesidad de sostener una experiencia me llevó a armar un set sin cortes, algo que nunca había hecho antes. Como no tengo dos cartuchos flasheables, escribí todo el set como una única canción,